Mostrar Menú
Guerra de Minimoogs: exploramos los últimos lanzamientos sintéticos
08 Sep 2017

Guerra de Minimoogs: exploramos los últimos lanzamientos sintéticos

En los últimos tiempos varias compañías (Moog, Roland, Behringer) han lanzado -o anunciado la próxima aparición- de varios sintetizadores basados en el mítico Minimoog. Haremos un pequeño repaso de las características de cada uno para que, aquellos que estéis interesados en el clásico sonido Moog, podáis elegir el que más se adapte a vuestras necesidades, y para que aquellos que empecéis nuestro curso de síntesis os podáis equipar correctamente para la “vuelta al cole” ;).

Moog Minimoog Model D:

El Model D de Moog se encuentra en la parte “pudiente” de la tabla con un precio de unos 3899 euros en el mercado europeo. Es desde luego un desembolso elevado, si bien la propia Moog anunció hace no mucho que dejaba de fabricar este reissue del Minimoog a finales de junio, por lo que las pocas unidades que queden en los distintos distribuidores no durarán mucho a la venta. En este sentido podría convertirse en un nuevo clásico -y objeto de especulación- como ya lo fuera el Minimoog original. El único inconveniente -desde mi punto de vista personal- es que el precio de los Minis vintage en el mercado segunda mano es muy similar a las nuevas reediciones, lo cual nos podría hacer dudar de invertir quizás en un original.

El Model D, como era de esperar, es el más fiel de los tres al sintetizador original, al que Moog dio vida por primera vez en los años 70. A diferencia de sus competidores toda su construcción es con componentes through hole (de mayor tamaño, en lugar de los de montura superficial) y se lleva a cabo en USA. Además dispone de un teclado de tamaño tradicional y se presenta como un instrumento completo en sí mismo -no necesita la adición de un controlador MIDI-.

La arquitectura es en principio la misma que el Minimoog de los 70, pero añade algunos pequeños detalles. El Model D incluye MIDI in/out/thru, CV/gate in/out, así como velocity y aftertouch de serie. Además añade un LFO extra -para que no necesitemos sacrificar uno de los 3 VCOs- y la posibilidad de rutear como modulador la envolvente del filtro. En este sentido, la reedición de Moog es mucho más fácil de integrar dentro de un estudio moderno, sin necesidad de modificar el objeto de colección que es el Model D.


Behringer D

Uli Behringer cogió al mundo por sorpresa cuando anunció un clon del Minimoog de bajo coste hará unos 6 meses. Tal anuncio se ha materializado con la demostración de algunos prototipos en ferias como Superbooth y en vídeos de youtube realizados por varios beta-testers. El precio oficial del Behringer D en USA se ha anunciado en 299$, lo cuál muy posiblemente se traducirá en un precio europeo algo más alto comparativamente, de unos 299 euros, si bien no existe un pronunciamiento al respecto por parte de la compañía.

En comparación con el reissue de Moog Music, la apuesta de Behringer se encuentra al otro lado del espectro de precios. Este ahorro tiene varias razones o fuentes: carece de teclado -es un módulo-, la fuente es extrena, el tamaño de la interfaz es mucho más pequeño, está realizado con microcomponentes -de montaje superficial, realizado principalmente por máquinas-, los materiales lógicamente son de menor calidad (y no digamos los acabados, si lo comparamos con la cantidad de madera maciza que viste el Moog por ejemplo), y por supuesto está hecho en China con el consiguiente ahorro de mano de obra.

Sin embargo el sonido del Behringer no tiene mucho que envidiar al del original, como vemos en este video.

Por tanto el modelo de Behringer se plantea como una alternativa viable para conseguir el sonido Minimoog en un paquete algo menos lujoso y duradero pero igualmente gratificante. Además con su inclusión de MIDI in/thru, midi por USB, conexiones CV/gate, un LFO extra, y la adición de algunos patch points -para interactuar con modulares eurorack por ejemplo- también es una buena opción de cara a la integración en un estudio moderno VS. un Minimoog vintage. A buen seguro muchos artistas que giren con sus Minimoogs originales se plantearán llevar este clon compacto dejando en casa sus preciadas reliquias.


Roland SE-02:

Y por último nos encontramos con la apuesta de Roland, que junto con la ayuda del fabricante americano Studio Electronics ha presentado su flamante SE-02, un sintetizador basado en el Minimoog, si bien algo menos purista que las ofertas anteriores. El precio (599 euros) es superior al de Behringer, pero aun así mucho más asequible que el Moog. El precio se contiene igualmente al tratarse de un módulo de pequeño tamaño, sin teclado -es un añadido opcional-, hecho en china, sin mueble de madera y montado con microcomponentes SMD -igual que el behringer-.

Studio Electronics ya realizó versiones módulo del minimoog anteriormente con su “Midimoog” -que incluso utilizaba placas y componentes originales en algunos de los casos- como en sus ya más modernos SE-1, SE-1X y Boomstar 5089. El propio nombre del SE-02 parece que continúa la estirpe de los SE-1 Y SE-1X de la casa pues igual que ocurría con ellos al signal path analógico se le añade control digital y presets.

Esta es la diferencia principal que el SE-02 tiene con sus competidores. Mientras que el Moog Model D y el Behringer D se programan “a pelo”, la apuesta de Roland/SE dispone de memorias y control digital -incluso por MIDI CC- lo cual nos permite guardar y rellamar nuestros sonidos -algo útil en un directo por ejemplo- así como integrarlo más fácilmente en nuestros DAWs automatizando parámetros. Si Moog y Behringer habían facilitado las cosas para la integración en directo y estudio Roland ha rizado el rizo en este aspecto.

Pero las diferencias no acaban ahí, pues Roland ha añadido  también un secuenciador básico, efectos -delay-, una sección X-MOD -léase: cross modulation o modulación cruzada-, control de realimentación, entrada de modulación de filtro, y un LFO con 9 formas de onda que puede ser sincronizado por MIDI o sync in. Con todas estas cosas, Roland y SE han pretendido ir un poco más allá de la limitada paleta sonora del Minimoog para hacer del SE-02 un sintetizador más versátil.

A mi modo de ver estas inclusiones hacen que el Roland se presente como una alternativa muy interesante para sets de directo, pudiendo recibir por ejemplo cambios de programa o mensajes MIDI CC desde plataformas como Ableton o Elektron Octatrack. El delay incluido también supone ahorrarnos la necesidad de un módulo o pedal de efectos extra. Quizá la única pega es que el mayor número de controles comparado con el tamaño de la interfaz lo hace poco adecuado para aquellos que tengan manos algo grandes.


Conclusión:

Tanto si eres un purista que necesita la reedición más fiel con calidad excepcional -Moog Model D- como si necesitas una opción purista asequible -Behringer D- o una versión modernizada, con presets y control total vía MIDI -Roland SE-02- hoy tienes más opciones que nunca para tener tu Minimoog particular. ¡Que empiece la guerra de los minis!.

Si quieres saber más sobre nuestros cursos de Diseño Sonoro, visita el apartado 'cursos' de nuestra web.

 

Cursos exclusivos Grupos muy reducidos

Equipo completo Un puesto por alumno

Cuotas flexibles Facilidades de pago

Cursos a medida Opción "One to One"

Software y hardware actualizado Tecnología de última generación

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios, recoger información estadística y personalizar publicidad. Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Entendido Política de Cookies.